José Luis Ríos, un piloto español en la campaña de extinción de los incendios en Chile

En medio de las llamas que sacuden Chile prácticamente de norte a sur, LA RAZÓN tuvo la oportunidad de charlar con José Luis Ríos Vázquez, un piloto español especializado en extinción de incendios forestales que actualmente se encuesta en el país suramericano. Los incendios que ya se han cobrado la vida de tres personas, 37 heridos y han dejado a su paso 92 damnificados y 56 viviendas destruidas. Se trata de un total de 19 incendios forestales que se mantenían activos en el centro y sur de Chile, mientras que otros 36 están bajo control y 5 habían sido extinguidos, según el más reciente informe de la Oficina Nacional de Emergencia.

“Las últimas semanas se ha incrementado considerablemente la actividad y se está trabajando intensamente. Nuestra empresa, Pegasus Aero Group, posee 42 aeronaves de distintos modelos que están apoyando la campaña en Chile”, cuenta José Luis a este periódico desde Chile a través de un correo electrónico, ya que confiesa que “al estar en plena campaña no tenemos tiempo de nada”.

Para el piloto la aviación siempre fue algo que se le pasó por la cabeza. “Como a muchos jóvenes, la aventura de volar era algo que me rondaba en la cabeza desde siempre… Con los años tuve la oportunidad e ingresé en la Academia Militar, vi que se podía cumplir mi sueño de ser piloto y no dudé en poner todo lo mejor de mí para conseguirlo”, narra con tono nostálgico. Tras una larga e intensa preparación como piloto de helicópteros del Ejército de Tierra, se planteó que podría ser el momento de “comenzar con el tema que siempre le fascinó”. La extinción de incendios es algo que le atrajo desde los inicios de su carrera y poder, como él mismo confiesa, “volar ayudando a los demás”, así fue como empezó y cómo en 2003 probó “el bicho del fuego”. Tras unos años, en 2007, tomó la decisión de dedicarse por completo a la vida civil y a trabajar en esta labor a tiempo completo.

Finalmente, en 2008 llegó al país chileno con intención de seguir su lucha. “Todo surgió después de haber coincidido con un piloto chileno en España que me contaba cómo se trabajaba en los incendios de su país. Y ahí estaba yo, voluntario, con ganas de aventura, de aprender y especialmente de vivir nuevas experiencias. Doy fe de que mereció la pena y siempre que puedo vuelvo”. José Luis, que trabajó en Bosnia Herzegovina como piloto militar, cumple su quinta campaña en este país en trabajos para la extinción de incendios.

“Desde aquí [Chile] tengo que decir que tras los grandes incendios de Chile del año 2016 ha habido un antes y un después en la lucha contra las llamas en este país», afirma José Luis en alusión a que «en todo el territorio, debido a las administraciones y a las empresas madereras, se incrementó el número de medios adaptados a la estrategia para combatir estos incendios”. El experto admite que «esta campaña ­2018-2019 comenzó siendo muy tranquila, pero desde enero y ahora en febrero los incendios se están produciendo y aumentado considerablemente, por lo que estamos teniendo unas semanas muy duras”.

El intrépido especialista cuenta a este diario que «la satisfacción de ver cómo con tus descargas son efectivas y los compañeros combatientes que van por tierra pueden avanzar en sofocar el incendio, todo esto te alienta y te da satisfacción” y asegura que, de los malos momentos, prefiere no acordarse, prefiere que predominen los buenos, “que de esos siempre hay muchos… [risas]”.

Cuando le preguntamos qué hará después de esta campaña con la que admite tener paciencia aún, no duda en la respuesta: «Toca coger fuerzas con la familia y amigos, un corto descanso para cargar las pilas, algún viaje programado y de nuevo a la campaña española, que la noria nunca deja de vueltas y hay que estar preparados”. Todo un ejemplo de devoción y vocación de servicio público que trata de demostrar al mundo lo lejos que se puede llegar con empeño y trabajo duro.

Artículo publicado por: La Razón Internacional

Leave a Reply